Seguidores

viernes, 4 de mayo de 2018

ACELGAS CON PENCAS Y HUEVOS REBOZADOS


Querida madre: Como llevábamos varias semanas sin ir al pueblo, ya que ha caído agua como no se recordaba en esta tierra, tampoco he tenido ocasión de acercarme al camposanto.


Anteayer se me logró y he podido comprobar que, pese a mi temor, los pensamientos y violas seguían llenos de vida.



Pero otra cosa llamó mucho más mi atención, es algo que nunca había visto en los diez años que lleváis descansando, te cuento:


En la parte central del panteón, a los lados del cuerpo central de granito que está más alto que los laterales, todo a lo largo de la junta que une un cuerpo con el otro, habían nacido, unas al lado de las otras, un montón de margaritas blancas ¡era para verlo!


Miré en las tumbas de alrededor, por si hubiese ocurrido lo mismo, pero allí sólo había hierbas que salían por las juntas o por los desconchones de las lápidas. Me gusta pensar que las flores saben elegir bien el sitio donde encontrar cariño.





Al pasar por mi jardín, así estaban los lilos y las glicinias ¡Todo un espectáculo de vida!










Al  escuchar esta canción de Perales, escribí:

  
EL AMOR QUE ILUMINÓ NUESTRO PASADO
SE ALETARGA POCO A POCO EN EL RECUERDO
SE VAN DIFUMINANDO LOS INSTANTES
QUE VIVIMOS CON CARIÑO  INTENSO.

QUISIERA SER PINTOR DE SENSACIONES
Y  GRABAR A FUEGO AQUELLOS DÍAS
QUISIERA TALLAR  LAS EMOCIONES
QUE DESPERTARON EN MI TANTA ALEGRÍA.

QUISIERA HACER GRILLETES CON RECUERDOS
PARA NO MEZCLAR LO REAL CON LO SOÑADO
QUISIERA ENCADENARME A AQUÉL PASADO
PARA JAMÁS SEPARARTE DE MI LADO.

QUISIERA ASIRME DE TU MANO
Y CONVERTIRTE EN EL GUÍA DE MIS DÍAS
ESCUCHAR TU CONSEJO ESPERANZADO
Y CONTARNOS NUESTRAS PENAS Y ALEGRÍAS.

Y ahora me toca hacer algo en la cocina. No a todos les gustan las verduras y menos unas insignificantes acelgas, pero como es bueno comerlas de vez en cuando, hoy las vamos a subir de categoría poniéndoles doble dosis de cariño mientras las vamos preparando.

INGREDIENTES: Un manojo de acelgas, 3 o 4 patatas, 3 o 4 dientes de ajo, aceite, sal, 1 o 2 huevos y harina para rebozar.


PREPARACIÓN:
1-      Separar las pencas de las hojas y reservar ambas.

2-      Pelar y trocear las patatas. Reservar.

3-      Lavar las pencas y quitarles los hilos. Cortarlas en trozos regulares. Reservar.

4-      En una cazuela poner las patatas y las pencas en agua hirviendo con sal. Dejar cocer de 20 a 30 minutos hasta que todo esté tierno.

5-      Lavar bien las hojas de acelga y trocearlas. Reservar.

6-      Cuando las patatas y pencas estén cocidas, se escurren, reservan y se guarda un poco del líquido de la cocción.

7-      Laminar los dientes de ajo. Poner una cazuela al fuego con aceite, que cubra el fondo y añadir los ajos. Dejar que tomen un poco de color.


8-      Añadir las hojas de acelga, al principio parecerá que no entran en la cazuela, pero pronto se bajan y es el momento de taparla y dejar unos minutos para que se vayan rehogando.


9-      Pasar las pencas por harina y huevo y freírlas en una sartén con aceite.


10-    Añadir las patatas reservadas a las acelgas de la sartén. Regar con un vaso del líquido de la cocción o algo más si fuese necesario. Mezclar.

11-    Poner por encima las pencas rebozadas.

12-    Para decorar el plato podemos cocer unos huevos, cortarlos en rodajas y rebozarlos igual que las pencas. Servir. Serán acelgas, pero están buenísimas.


13-   Servir. Serán acelgas, pero están buenísimas.

En otra te contaré más cosas, pronto hará la comunión Alexis, estaremos todos juntos y nos acordaremos de vosotros, yo sé que, de alguna forma, nos haréis compañía.

Cariños, besos y abrazos para todos.

                                Kasioles

martes, 24 de abril de 2018

TARTAR DE SALCHICHÓN MALAGUEÑO


Querida madre: Hoy, nada más levantarme y ver brillar el sol, me han venido a la memoria mis primaveras rebosantes de amor.



Eran primaveras de esperanza e ilusión, los dos compartíamos sentimientos de ternura, cariño y pasión.


Fue un tiempo maravilloso que atrás ya se quedó, a veces me entran dudas y pienso si fue un sueño o tan solo una ilusión.




Pero aún recuerdo bien que algo muy grande existió, al llegar la primavera siempre tenía su presente, era la primera rosa o un ramillete de lilas en flor.
 







En esta otra primavera de mi vida, que en nada se parece a la anterior, debo agradecer este ramo de tulipanes y esta bella orquídea que un amigo virtual me mandó.










Para ellos, mil gracias, de corazón.

Y pensando en lo mucho que le echo de menos, escucho esta canción mientras escribo:


NO ME QUEDA CASI NADA
 BELLOS RECUERDOS TENÍA
 Y ERA FÁCIL REVIVIRLOS
 CUANDO LA SOLEDAD ME INVADÍA.
 RECUERDOS QUE, CON BURIL,
 GRABÉ EN EL ALMA MÍA
 ATESORÉ CON AMOR
 Y CREÍ NO PERDERÍA.
 NO CONTÉ QUE, CON EL TIEMPO,
 INCANSABLE Y TRAICIONERO,
 SE FIJASE EN MI TESORO
 Y ME ARREBATASE TE QUIEROS.
 TE PIENSO AMOR CADA DÍA
 QUIERO VIVIR CON RECUERDOS
 PERO TU IMAGEN SE ESFUMA
 CUANDO INTENTO IR A TU ENCUENTRO.


Y ahora voy a dejaros la receta de un entrante que está buenísimo, se trata de un tartar de salchichón malagueño.

INGREDIENTES: Uno o dos salchichones de Málaga (son pequeños y muy tiernos), una cebolleta pequeña, un tomate bien rojo para ensalada, 4 cucharadas de mayonesa y 2 de mostaza, sirope de caramelo y un aro para emplatar.





PREPARACIÓN:
 1.-Picar en trocitos muy menudos el salchichón. Reservar.

2.-Sacar la primera capa a la cebolleta y picar de igual manera. Reservar.

3.-Cortar el tomate en dados pequeños. Reservar.

4.-Con los ingredientes así dispuestos, empezar a preparar el tartar.

5.-Añadir al cuenco del salchichón la mayonesa y la mostaza, Mezclar bien.

6.-Incorporarle la cebolleta y el tomate picados. Remover para que se integre todo bien.

7.-Emplatar con la ayuda de un aro redondo y servir acompañado de unos crackers y decorar con un hilo de sirope de caramelo. ¡Buen provecho! Como diría Nenalinda, está de muerte.


Y antes de dar por finalizada esta entrada, quiero dar las gracias a Esther Outón que es una estupenda cocinera y que, habiendo publicado en su espacio http://eljardindemisrecetas.blogspot.com.es/ un postre de arroz chocolateado con frutos secos,  yo he imitado su receta y la he hecho el pasado domingo para mi familia, ha sido un éxito. Mil gracias Esther por tu idea y buen hacer.




Y ahora si que ya termino, os envío besos y abrazos de todos para todos con el cariño de vuestra.

                           Kasioles:






sábado, 14 de abril de 2018

NIDOS A LA CARBONARA


Querida madre: En la mañana del viernes estuve viendo un programa de un conocido cocinero: Karlos Arguiñano.


Como mientras guisa no para de hablar, aprovecha para tocar temas de lo más variado. 


Decía que,  en ese día, se celebraba el DÍA INTERNACIONAL DEL BESO, si te digo la verdad, es la primera vez que lo oía, pero como siempre se buscan días para celebrar lo que sea, no me extrañó, ya que ¿Cómo se iba a dejar en el olvido la mayor muestra de amor y cariño que se puede atesorar en un beso?


Madre, fue entonces cuando me acordé de ti y de Anthony, si estuvierais a mi lado volvería a mimaros con besos.

Para ti, quiero enviarte uno muy especial, y lo haré con el mayor agradecimiento que una hija pueda sentir por una madre, soy consciente de lo buena que has sido y de la suerte que he tenido por haber disfrutado de tanto cariño como me has dado.

Y para Anthony, voy a destapar el baúl de los recuerdos con el deseo de revivir los momentos bellos que con él he compartido.



Un beso, vida mía,
Cuando sale del alma
Y se comparte con amor,
Es la más maravillosa muestra
Del sentimiento que anida
En un par de corazones
Que se aman con pasión.

Dos corazones en uno
Que laten acelerados
Al contacto de dos pieles
Que vibran tras la emoción.

Tu piel y mi piel
Compartiendo sentimientos
Fundidos en un abrazo
Culminado con un beso
Con la dicha desbordada
De volver a estar contigo
    Y revivir nuestro ayer.


 

Como seguimos con frío y lluvia, las plantas y árboles no se atreven a brotar, tan solo los almendros dan una nota de color. Otros años, en estas fechas, todo estaba brotado y hasta había flores.






Y como aquí no puede faltar una receta, hoy prepararé para mis nietos unos tagliatelle a la carbonara  y a mí manera, lo digo, porque la carbonara  no lleva ni nata o leche evaporada, tampoco cebolla, perejil y menos aún caldo de pollo. ¡Qué cosas se le ocurren a Kasioles!







INGREDIENTES: 400 g de nidos de pasta (o tallarines) 250 g de beicon en trocitos, 400 ml de nata para cocinar o la misma cantidad de leche evaporada, 2 cebolletas pequeñas o una grande, perejil, un vaso de caldo de pollo o agua de la cocción de la pasta, queso rallado (mejor Grana Pagano), aceite, sal y pimienta al gusto.



ELABORACIÓN:

1.-Picar la cebolleta en juliana y ponerla a pochar en una sartén con un poco de aceite. Cuando adquiere un color tostado, se retira y reserva.

2.-En otra sartén, con un poco de aceite, dorar el beicon hasta que quede crujiente. Reservar.


3.-En un vaso batidor echar la cebolla pochada, unas hojas de perejil y un vaso de caldo de pollo. Triturar y reservar.


4.-Poner abundante agua a hervir con sal (por cada litro de agua se echará una cucharada de sal). Cuando el agua hierva, se echa la pasta y se deja cocer unos 8 minutos más o menos, según guste.

5.-Mientras hierve la pasta, se pone el beicon en una sartén amplia, se le añade la cebolla triturada y la nata o la leche evaporada.
Remover para mezclar y dejar calentar. Si quedase muy espeso, añadir un poco de agua de la cocción de la pasta o más caldo de pollo (como es mi caso).


6.-Incorporar el queso rallado y remover para mezclar bien.


7.-Verter por encima la pasta cocida y escurrida, rehogarla con la salsa.




8.- Es el momento de llevarlo a la mesa y servir rápido.


Y ya para terminar, y aunque sea con un poco de retraso, hoy quiero enviaros montones de besos con el cariño de vuestra.

                                         Kasioles